fbpx

En este blog queremos hablarte de la importancia de los masajes linfáticos después de la liposucción. En tiempos modernos, cada día son más las personas que se someten a la clásica cirugía plástica de liposucción con transferencia de grasa. Esa indeseada grasa que se remueve generalmente es colocada en caderas, glúteos y busto. En el mayor de los casos es para dar volumen, forma y rellenar áreas que están deprimidas.

Si bien es cierto que la liposucción es una cirugía muy común, también es cierto que, en muchos casos, muestra imperfecciones como arrugas, depresiones, acumulaciones fibrosas endurecidas y dolorosas, coloración oscura y todo esto se engloba en el termino de fibrosis. Vale decir, que, como fibrosis, se conoce a las imperfecciones después de la liposucción, que se presentan como abultamientos de tejido fibroso.

Para reducir estas imperfecciones, se realizan losmasajes postoperatorios. Estos masajes se realizan en un mínimo de diez, y en especial el primer mes posterior a la fecha de cirugía que es donde se empiezan a hacer visible estas imperfecciones. Aun hay doctores que no recomiendan estos masajes, que en realidad son beneficiosos para las pacientes y mejora el resultado final de las cirugías que ellos mismos han realizado. En países de Sud América, estos tratamientos de masajes postoperatorios de drenaje linfático son parte de la rehabilitación física, que debe comenzarse el día después de cualquier cirugía.

Muchas son las pacientes que recurren a nuestra practica a solicitar el tratamiento para remover la fibrosis y dejar su abdomen homogéneo y su aspecto de piel natural e hidratado. Desafortunadamente en las Escuelas de Masaje Terapéutico no se contempla en los programas de estudio, la remoción de la fibrosis, y es por ello por lo que en muchos casos se realizan tratamientos no adecuados, que lo único que hacen es transformar los nódulos de fibrosis en imperfecciones mas endurecidas, y luego tenemos que hacer mayor esfuerzo en poder remover esas imperfecciones.

En Medical Massage Professionals, hemos desarrollado una técnica no invasiva, para remover la fibrosis, y un tratamiento consiste en 5 sesiones de 45 minutos cada una. Algunas pacientes necesitan sesiones adicionales dependiendo fundamentalmente de tres factores: El tiempo que ha tenido la fibrosis, los tratamientos que ha realizado para removerla y la cantidad de áreas que tenga afectada. Esto se debe a que no es lo mismo remover una fibrosis que tiene 5 anos de vieja, a tener 5 meses o 5 semanas, es decir, a mas vieja la fibrosis, más difíciles de remover.

El segundo punto se explica sabiendo que, en muchos lugares, se confunde a la fibrosis con un tipo de celulitis y se trata con maquinaras. Como por ejemplo la endermologia. La fibrosis nada tiene que ver con la celulitis, es por ello por lo que al aplicar esa maquinaria o cualquier otra, lejos de mejorar la fibrosis, lo único que hace es consolidar sus cúmulos. Por último, podemos hablar de la cantidad de áreas. No es lo mismo tener que remover la fibrosis de solamente debajo del abdomen, que, en el abdomen, los laterales, la espalda, los muslos, los brazos, etc. A mayor extensión de áreas con fibrosis tomara mas tiempo removerla.